Bienvenidos a mi espacio para el Alma…el Corazón…y los Sentidos…..

“Parar” para vivir

 

Tal vez la velocidad y eficacia de nuevas tecnologías nos acostumbraron a conseguir resultados óptimos en apenas segundos. Y con ello nuestro desafío dejó de ser cada modesto problema para concentrarnos en el único gran objetivo de lograrlo todo.

No es que antes no se tuviera el anhelo o la ambición de alcanzar la cima, pero sí había más espacio para deleitarse con el ascenso de cada paso…..

Como si en otros tiempos la lógica del éxito, tanto personal como profesional, se hubiese movido por escaleras y hoy lo hiciera a la velocidad de un ascensor ultrainteligente. Ya no hay escalones, sólo un piso al final.

Y se logran cosas increíbles -como empresarios exitosos a los 18, la casa soñada a los 30, el mundo entero recorrido a los 40-; pero la aceleración en el modo de vivir la vida tiene un costo altísimo que hoy se patentiza en cientos de rostros tristes que deambulan abrumados por un fenómeno al que nombran con el eufemismo de prisa cotidiana .

Tantos logros y ¿nadie está contento? Desde ya, no se trata de la realidad de todos, pero sí de una tendencia notable en la clase profesional urbana. Muchas de esas caras tristes tienen problemas para dormir.

Son las mismas que acumulan pilas de diplomas que ya no enmarcan -para qué si total hoy todos los tienen-, que viven en casas con jardines a los que apenas asoman porque no hay tiempo para descansar y tienen hijos que apenas conocen de tanto invertir en pos de un futuro que no da tiempo para hoy.

Sin embargo quien mira no ve más que un brillo envidiable… carrera, auto, casa, familia, juventud, belleza. Lo tienen todo y tan rápido, ¿de qué podrían quejarse?

Pero sus cajones atiborrados de ansiolíticos delatan apenas una parte de la grieta. Carcome la sensación de que nada alcanza, nada llena, siempre falta más. Lo mucho que se tiene no cuenta, es muy poco comparado con todo lo de los demás.

Obsesiona conseguir eso que no se tiene y que, increíblemente, ni se sabe qué es pero hay que tenerlo ya….

Entonces predomina una frustración constante que convierte la vida en un correr permanente en busca de ese no sé qué; un correr como de un chico desesperado que huye y tiene ganas de llorar. ¡Pero eso nunca!…..

En cambio, se frunce el ceño, se pone distancia, se ahoga en la incomunicación y ya casi ni se levanta la mirada de la pantalla por temor a que otro pueda descubrir la tan vergonzante vulnerabilidad.

Se ha perdido la capacidad de recorrer alegremente caminos y de disfrutar en su tránsito los olores, las vistas, las sorpresas e incluso la satisfacción de remover piedras para poder liberar el paso…..

Hoy la llegada desvela, oprime y en el medio no hay riqueza alguna capaz de detener la marcha. La mirada se orienta sólo a resultados, el mandato es no dejar de producir.

El camino hay que pasarlo rápido y con anestesia para evitar cualquier sufrimiento. Pero cuando se alcanza la meta ni siquiera hay destellos de felicidad, sólo una mueca exterior de autoestima que convive con el eco interior de innumerables risas perdidas en el viaje. 

Muchos hoy tienen la suerte -o la desgracia- de obtener lo que quieren en forma casi inmediata. Los chicos ya no esperan a Papá Noel para conseguir el regalo soñado porque basta un suspiro o un puchero para conmover a una generación de padres culposos.

Padres que al mismo tiempo que dan ese regalo, les quitan a sus hijos la posibilidad del sueño. Y ya desde chicos la capacidad de espera con todas sus virtudes pierde terreno en un mundo “a mil”.

Tampoco hay lugar para la oración y el escepticismo ya no alcanza únicamente a Dios sino al propio hombre; la fe moderna parece reducirse a una caja de pastillas mágicas.

El talento brota como nunca, pero la ansiedad devora el placer de estar vivos y el único sueño posible es químico.

                                                ¡Es hora de levantarse!

Y de entregarse a los afectos para celebrar la vida y compartir el sano sufrimiento del mundo real…

 De Corazón a Corazón

FABI 

 

Anuncios

8 comentarios

  1. ღღCoração

    MI VIDA Tengo defectos, vivir ansioso y se molesta a veces, pero no hay que olvidar que mi vida es la mayor empresa del mundo. Y no puedo evitar que vayan a la bancarrota. Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir, a pesar de todos los desafíos, incomprensiones y períodos de crisis. Ser feliz está obligado a sufrir los problemas y convertirse en un autor de la propia historia. Atravesamos desiertos fuera de sí mismos, sino ser capaces de encontrar un oasis en el secreto de su alma. Damos gracias a Dios cada mañana por el milagro de la vida. Ser feliz no tiene miedo de sus propios sentimientos. A aprender acerca de ti mismo. Es el coraje para escuchar un no. Tenemos la seguridad de obtener una crítica, incluso desleal. Piedras en el camino? Mantenga todos, un día voy a construir un castillo …FERNANDO PESSOA. De Coração

    3 agosto, 2009 en 23:35

  2. Ryu

    No podría estar mas de acuerdo. Excelente la forma de exponerlo todo.Saludos

    3 agosto, 2009 en 17:04

  3. David

    Hola Fabi , interesante reflexion.Lo que hablas se ha buscado siempre, el tener mas, TODOS buscamos eso, mas de algo, mas de riqueza mas de amor mas de tranquilidad mas de mas … el problema esta en cuando lo quieres todo o cuando no quieres nada.Besos.

    30 julio, 2009 en 17:06

  4. Anabel

    Me gusta muchísimo tu entrada…estoy totalmente de acuerdo kontigo aunke jamás hubiera sabido expresarme así…trabajo kon niños y todos los días veo en ellos el reflejo de esta sociedad de mentira que estamos konstruyendo…lo perdidos ke estány los adultos insatisfechos en los k pueden convertirse arropados por unos padres ke …komo tu dices…llenos de sentimientos deculpa por la falta deatencon les colma de regalos ke les inutilizan imaginacion y relacciones sociales….(Hablando en general…claro está))…..bueno ..un saludo…te tengo agregada por aki hace tiempo y no te habia visitado…seguiré haciéndolo

    28 julio, 2009 en 8:10

  5. ISABEL

    Cuando lo obtenido, no tiene el delicioso momento de la contemplación, del disfrute, es realmente lamentable.Suelen obtenerse cosas, que pasan al olvido, porque ya otras estan ocupando la atención.Me parece tan acertada tu reflexión Fabi…la ansiedad,la competencia social, que quita el deseo de detenernos en el valor de las cosas, de las vivencias.ya te estaba extrañando amiga!, me alegra tu regreso.Mi abracito de ternura…Isabel

    23 julio, 2009 en 22:00

  6. Montse

    Hola Fabi: Que cierto que hoy se busca todo fuera de uno mismo sin considerar que lo más importanteya lo tenemos en nuestro interior… se marcan objetivos que una vez conseguidos no llenan… porque a veces se piensa que cuando llegues ya serás feliz… y para eso como bien dices tendríamos que pararde vez en cuando y afianzar lo que verdaderamente nos hace felices.Me alegra verte de nuevo…Un abracito.Montse

    23 julio, 2009 en 18:11

  7. Chari

    Hola Fabi; me alegro ver que pusisteis una entrada, eso quiere decir que esta. Ayer vine preguntando como estas. bonita reflexión, hoy nadie se aguanta y cada uno va a lo suyo. Muchas bendiciones y muchos besos

    23 julio, 2009 en 3:04

  8. Patricia Nariz Fria

    Que sabia reflexión Fabi…..cuanto necesitamos pensar en tus palabras…..cuantas familias se dilyen por no darce el tiempo,…de detenerce….para mirar y escuchar…que lo importante esta en entregarce los afectos….lo espiritual que nos hace crecer ….con la responsabilidaad y la seguridad que se necesita en la vida….para construir.

    23 julio, 2009 en 1:50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s